jueves, 21 de julio de 2016

ªESTIMADOS COMPAÑEROS"

Ha llegado a mis manos esta noticia  no menos que escandalosa. La persecución a la que estamos sometidos los consumidores de cannabis por parte de las autoridades, llevada al extremo… Después de leer la noticia me quedó la sensación de que se había detenido a tres terroristas peligrosos, pero no, eran tres pobres diablos que como tantos cayeron en “la trampa del mercado negro”

Con la complicidad de la dirección del centro de discapacitados, un dispositivo de la guardia civil se camufla como visitantes solo para joder a un discapacitado, que lo único que hizo es acudir al mercado negro para conseguir unos porros, para relajarse y echarse unas risas con sus compañeros. ¿Hacía falta un despliegue policial tan exagerado? ¿Quién va a pagar semejante operativo policial? ¿Para estas tonterías se paga a la guardia civil?

La política del PP llena las prisiones de jóvenes, consumidores que solo desean disfrutar de los muchos beneficios del cannabis. Esta planta milenaria resurge con fuerza en todo el mundo después de 70 años de persecuciones, somos muchos los que reclamamos el final de esta política de persecución y criminalización del THC, para poder cultivar y consumir bajo el amparo de la legalización total del cannabis… A continuación  os dejo el articulo para que saquéis vuestras propias conclusiones. Espero vuestros comentarios

Tres detenidos por vender hachís a internos de un centro de discapacitados

Fueron sorprendidos por agentes de la Guardia Civil camuflados como visitantes

La Guardia Civil detuvo en el municipio lucense de Bóveda a tres hombres como presuntos responsables de un delito de tráfico de drogas que se habría cometido en el interior de una residencia para discapacitados. La detención se produjo el pasado domingo por la mañana. Dos de los arrestados son vecinos del municipio coruñés de Abegondo y el tercero reside en el referido centro. Sus edades son respectivamente de 45, 47 y 45 años. En el momento de la detención, según comunicaron fuentes del instituto armado, les fueron incautadas varias bellotas de hachís de unos treinta gramos de peso cada una y varios cigarros supuestamente confeccionados con sustancias estupefacientes. La detención se realizó cuando los dos primeros detenidos entregaban al tercero las sustancias estupefacientes en el interior de centro asistencial. Los detenidos fueron puestos a disposición del juzgado de instrucción de guardia de Monforte.

Según explicaron algunos testigos de los hechos, los agentes que procedieron a la detención estuvieron aguardando en las dependencias del centro vestidos de civil y haciéndose pasar por visitantes, disimulando su presencia entre los residentes. Cuando llegaron los mencionados vecinos de Abegondo -que al parecer ya habían visitado la residencia en anteriores ocasiones con el mismo fin- esperaron a que hiciesen entrega de las sustancias estupefacientes al tercer detenido. La operación, en la que participaron numerosos agentes y se utilizaron varios automóviles, llamó fuertemente la atención entre los vecinos.

Visitas realizadas de forma mensual para entregar diversas cantidades de estupefacientes

De acuerdo con lo que llegaron a saber las personas que presenciaron la detención, todo indica que los vecinos de Abegondo realizaron varias visitas de forma mensual al centro de discapacitados. En cada una de ellas habrían introducido diversas cantidades de hachís que oscilarían aproximadamente entre los treinta y los cien gramos. Según estos mismos testimonios, la tercera de las personas detenidas se quedaba con una parte del material y distribuía el resto entre otros internos del centro, entregando después las ganancias a los proveedores.

La operación en la que fueron detenidas estas tres personas se llevó a cabo en torno a las once de la mañana.

domingo, 22 de mayo de 2016

"BUSCANDO EL NORTE"

Alemania: El gobierno quiere poner cannabis disponible con receta

El 4 de abril el gobierno alemán respaldó una ley que mejorará el suministro médico de la población con cannabis y medicamentos basados en el cannabis. La ley entrará en vigor en marzo de 2017. Tanto el cannabis herbal como los extractos de cannabis estarán disponibles en las farmacias con receta médica. Todos los médicos podrán emitirlas y no habrá limitaciones en relación con el tipo de enfermedad o síntoma para lo cual se puede utilizar el cannabis. El sistema público de salud cubrirá el costo si ninguna otra opción de tratamiento es suficiente o cuando estos causen efectos secundarios graves, según el proyecto de ley.
Hasta ahora las personas gravemente enfermas en Alemania sólo podían acceder al cannabis con una autorización especial y tenía que pagar por él. "Nuestro objetivo es que las personas gravemente enfermos sean tratados de la mejor manera posible", dijo el ministro de Sanidad Hermann Groehe en un comunicado. El gobierno creará una agencia de cannabis que supervisará las plantaciones y la importación de cannabis, necesario por ahora.

miércoles, 4 de mayo de 2016

#SINOTOCAnohayvoto

Carta abierta a Pablo Iglesias.
Hola Pablo, buenos días.
Me dirijo a ti -en esta ocasión, en claro son de paz- para hacerte una petición, una sola y muy concreta.
Estaba pensando escribir esto de una manera “más en mi línea”, pero sería una torpeza por mi parte, si lo que realmente quiero hacer es pedirte -sinceramente- algo. A lo mejor era más divertido ver a “Gordo Cabrón” hablar con “Coleta Morada”, pero cuando he sopesado el asunto un poco y me han empezado a venir nombres y caras a la mente, he notado lo oportuno de modificar radicalmente el tono.
No voy a nombrar a todos los que he recordado, pero sí alguno, Pablo.
En este caso, a Juanma. Él es un amigo que vive en una silla de ruedas y pasa casi todo el año en un centro público para personas con discapacidad, en el nivel conocido como “gravemente dependientes”. Yo le conocí gracias al magnífico trabajo que hizo Alberto Gayo en “Interviú” sobre su caso, así que te lo resumo en una frase -el título que Gayo acertadamente le puso- que seguro que pillarás a la primera: “el Ramón Sampedro de la marihuana”.
¿Te acuerdas -tú que tanto gustas del cine y las series- de “Mar Adentro”?
Pues es un chaval que un buen día le paso prácticamente lo mismo que al protagonista de la película que te cito. Se rompió “unos huesecillos” de un salto al agua mal calculado, también en Galicia que es donde vive -actualmente sigue, igual que entonces, en su “CAMF” de El Ferrol- y quedó confinado a la vida de una persona con daño severo en médula espinal: silla de ruedas, grave limitaciones en movimiento de extremidades y necesidad de ayuda para muchas de las tareas más básicas, muy dependiente (y no del cannabis).
Yo -antes de tener la enorme suerte de poder tomarme un café con él y charlar sin prisas- creía que el uso que Juanma hacía del cannabis, aquello que le había hecho “famoso” al ser encausado y absuelto por plantarlo en su habitación, era para aliviar alguna dolencia asociada a los daños de su trauma físico o para obtener un alivio psíquico. Pero no. Era para el dolor neuropático para lo que el cannabis servía a Juanma.
Un dolor neuropático provocado por el uso de “antibióticos de emergencia” contra una infección -desatendida e ignorada, a mi juicio- que desarrolló por un cuidado totalmente deficiente para una persona que necesita ser movilizada, cada cierto tiempo, en la cama, o sufrirá escaras que se infectarán. En pocas palabras, la falta de medios suficientes en su centro público para atender adecuadamente a quienes allí se ven “forzados” a estar, pasó su factura vía infección a Juanma. La cosa, Pablo, es que los antibiótico que le dieron “para salvarle, cuando ya reaccionaron en su caso” produjeron el daño nervioso que origina su dolor neuropático. Es un tipo de dolor muy, muy cabrón en el que la morfina -incluso- es bastante inútil para manejar el asunto.
Por suerte para Juanma, más otros muchos y muchas como él, el cannabis es un buen tratamiento sintomático del dolor neuropático y que mejora -habitualmente mucho- la calidad de vida de quienes lo sufren, y sin los efectos secundarios de la morfina.
Pero por desgracia para Juanma, más otros mucho y muchas (votantes) como él, tenemos unas leyes tan estúpidas como los hombres que las han hecho. Y más en materia de drogas, donde se consiguieron lucir y hacer leyes más increíblemente imbéciles que esos mismos hombres, realmente nefastos para todos.
Juanma plantó su propio cannabis donde vivía, donde tenía que tener un derecho a la intimidad -porque romperse la columna no implica perder ningún derecho legal, que yo sepa- pero ya te puedes imaginar que eso generó “el gran conflicto”: cannabis en un centro público, o lo que ningún gestor/político querría escuchar o leer aunque supieran positivamente que esa planta -no olvidemos que es un cacho planta, eh- era lo único que aliviaba a ese residente confinado de por vida en cama y silla de ruedas.
El resultado, aunque Juanma fue absuelto siempre -a ver qué juez tiene cojones para condenar un caso así- nuestro sistema no permite a un juez, aunque sea lo necesario y aconsejable, autorizar a una persona a plantar unas macetas -de cannabis- en su habitación de la residencia (aun con informes favorables de varios profesionales del centro en lo que se refería a su uso y necesidad del cannabis, como enfermo).
Es la ley y es para todos, ¿no? Summun ius, summa iniuria.
A mí, que realmente tengo un humor muy cabrón, la respuesta que -como sociedad- hemos dado a este enfermo (y otros como él) es algo así como el chiste de “si no hay manos, no hay galletas”: todos podemos, excepto él y otros “condenados en segunda condena” con casos similares, cultivar en nuestra casa la cantidad de cannabis necesaria para nuestro propio consumo sin que eso sea delito -no lo digo yo, lo dice el Tribunal Supremo en su “Supremazo Cannábico”- pero como su situación le “obliga” a tener que vivir allí (no tiene manos) pues no puede plantar “la única cosa en toda la farmacopea que le alivia el terrible dolor” (no hay galletas).
El caso de Juanma era así ya en el año 2008, cuando Interviú -y un montón de medios más, incluidas radios y televisiones de todo pelaje- le puso en escena. Hoy, 8 años después, la situación de Juanma sigue siendo exactamente la misma o peor: sigue teniendo que comprar el cannabis en el mercado negro y, además, pagar a alguien para que le líe los porros...
No puedo pasar por este punto sin decir que alguien que cobra a una persona -sin movilidad funcional- por liarle los canutos, para que pueda fumar y aliviar su dolor neuropático, es mi idea de la clase de ser miserable y cucaracha que la prohibición de las drogas ha estimulado, amen de un alud de descalificativos más que voy a ahorrarnos.
A donde quería llegar con todo esto, Pablo, es a esa frase que hace de referencia temporal: 8 años después, sigue exactamente igual. Y como él, miles de enfermos de toda clase y dolencias por todo el territorio que tú -y otros- aspiráis a gobernar. A ti no te tengo que explicar que el cannabis no es heroína intravenosa, aunque a veces tienes algunos comentarios que no te dejan -precisamente- en el mejor lugar, “Sr. Lumpendrugs”, cuando abres la boca sobre drogas.
En estos 8 años, a esos enfermos que necesitaba concretamente cannabis para paliar alguna dolencia, se les ha hecho muy poco caso; casi tanto como cero. ¿Promesas? De todos los colores. Y la realidad sigue igual. Seguramente la mayoría murieron o acabaron enganchados -pero ahora de verdad- a cualquiera de los fármacos que se usan para tratar estas cosas.
Aparte de los enfermos, que quedan vivos y los nuevos casos, y que me parece que son el colectivo que debe figurar por delante en esta carta, están el resto de usuarios: los recreativos. ¿Nos conoces? Somos millones (votantes) en España. Seguro que sí nos conoces. Seguro que conoces mucho fumeta y que sabes que somos gente normal, e incluso mucho menos violenta -y peligrosa para la carretera- que los que usan alcohol como “droga de elección recreativa”. No te voy a explicar eso tampoco a ti, porque realmente creo que lo sabes de sobra. Su urgencia puede ser menor, pero no sus razones: ¿hay alguna razón -que podamos debatir en el siglo XXI- para mantener la prohibición del cannabis?
Dicho todo esto, querido Pablo, te querría pedir que considerases seriamente ampliar “esa pequeña nota” que era el asunto del cannabis, en “vuestro” programa político para las últimas elecciones generales. No sé si lo sabes, pero realmente no dice nada ese parrafito que pusisteis la vez pasada; nada distinto de lo que lleva diciendo el PSOE los últimos 20 años: “sí sí, queremos ser la vanguardia y queremos regular esto, pero primero tenemos que hablar.... ¡¡por los niños!!”. Obviamente, todo lo dicho aquí no es para niños y los niños no deben andar con drogas porque ya tendrán ocasión de hacerlo, sabiendo lo que hacen.
Mi petición es que os lo curraseis un poco más en el tema del cannabis, por que hay gente sufriendo, de muchas dolencias, que no tiene “tiempo político” para esperar. Ya sé que vosotros podréis hacer “hasta donde podáis”. Pero molestaros en tener una verdadera política de drogas, cannabis incluido, y no un mero aparato publicitario para dar difusión a que también apoyáis -los últimos en sumarse... eh? aunque bienvenidos también- “algún tipo nada claro de regularización de la producción, tratamiento y venta de cannabis a adultos”, creo que es algo que se os puede pedir “de justicia”, porque no la tenéis aún (seguís sin una política de drogas pública y explicada, ¿miedo eh?).
¿No queréis gobernar? Pues nosotros, que somos los votantes, queremos ver en el programa las cosas claritas y no un mero parrafito que -entre tú y yo- ambos sabemos que no significa mucho si eso no se traduce a movimiento real. Y las fotos, en si mismas, tampoco son movimiento real. Hechos, Pablo, queremos hechos, desde el nivel en el que ya os encontráis. Queremos ver si sois creíbles, o si en el caso del cannabis, la política a aplicar es como la que explicabas (hace un par de años, creo) en este vídeo sobre educación: “¿Propaganda o educación?”
Sonó a “First, we take Manhattan (...then, we take Berlin)” pero sin la voz de Leonard Cohen.
A mí, personalmente, la respuesta que diste entonces me parece aterradora. No me lo parecería si estuvieras jugando al “Risk”, pero sí en boca de alguien que aspira a hacer política -eso ya es hacerla, Pablo- y a nivel nacional. Ya sé que como estratega suena distinto, pero a lo mejor deberías ver menos “Juego de Tronos” y pasarte a cosas más divertidas, con menos sangre y muchas más risas, como “Weeds”. A nosotros, los fumetas patrios, como político nos tendrías ganados. ;)
Un cordial saludo, Pablo.
Espero que estas letras que no vas a contestar, al menos te lleguen y te hagan pensar un momento sobre el tema. A ti y a los 4 que os sentáis a decidir estas cosas y “lo oportuno del momento” (ya sabes a qué me refiero). Y lo digo sin ironía, porque de eso de “lo oportuno del momento” también entendemos un poco.
Arrancamos campaña, Pablo, todos la nuestra.
Mejor que sea -para todos los hombres de buena fe- el inicio de una larga amistad, ¿no?
#SINOTOCAnohayvoto 

jueves, 28 de abril de 2016

LA COMUNIDAD INTERNACIONAL SE RINDE ANTE EL AVANCE DEL CANNABIS MEDICINAL

Australia: Victoria, primer estado que legaliza el uso médico de la marihuana

Victoria es el primer estado de Australia que legaliza el uso del cannabis medicinal. Los niños con epilepsia severa serán los primeros en acceder a ella, en 2017, ha dicho la ministra de Sanidad de Victoria Jill Hennessy después de que el Parlamento aprobara la ley sobre el acceso al cannabis medicinal. La norma permite la fabricación, el suministro y el acceso a los productos de cannabis medicinal en dicho estado.
"Hemos empezado con estos niños con epilepsia severa, cuyas vidas ha sido demostrado que mejora de manera tan significativa, porque sabemos que muchas veces a menudo no llegan a la edad adulta", dijo Hennessy. "Creo que a estas alturas es injusto e inaceptable pedirle a un padre que tome la decisión entre obedecer la ley o actuar de la mejor forma para su hijo", dijo Hennessy. Y añadió que el acceso a dicha planta - disponible en una variedad de formas que incluyen tinturas, aceites, cápsulas, aerosoles y líquidos vaporizables - se pondrá en marcha poco a poco y con el tiempo estará a disposición para cuidados paliativos y personas con VIH.
Alemania: Tribunal Administrativo Federal obliga al Ministerio Federal de Sanidad a permitir el cultivo de cannabis para uso médico personal.

El 6 de abril el Tribunal Administrativo Federal de Leipzig ha dictaminado que el Ministerio Federal de Sanidad tiene que conceder permiso para el cultivo de cannabis a un hombre de 52 años con esclerosis múltiple de Mannheim. El fallo es de importancia fundamental. Todos los pacientes que hayan obtenido permiso para el consumo de cannabis herbal de las farmacias - en la actualidad alrededor de 600 - pero que no tienen medios económicos para comprarla, ahora tienen la posibilidad de solicitar poder cultivarla. En un comunicado de prensa la Corte afirma: "La demanda de un tratamiento con cannabis auto-cultivo para enfermos graves es excepcionalmente de interés público, ya que (...) no hay disponible ninguna otra medicación de igual eficacia y accesibilidad para ellos".
Dado que se esperaba esta decisión, el Gobierno Federal presentó el 7 de enero de 2016 un proyecto de ley detallado que establecería una agencia de cannabis estatal para regular el cultivo y distribución de cannabis a las farmacias. De esta forma habría más pacientes con acceso regulado a la planta por prescripción facultativa y reembolsado por los seguro de salud, según lo ya esbozado del proyecto de ley. A través de los seguros de salud, que obliga a pagar los gastos de dicho tratamiento, el gobierno quiere evitar que los enfermos tengan que cultivar cannabis por su cuenta y que se les tenga que permitir hacerlo. Se espera que el Gobierno Federal acelere la aprobación de la ley para evitar la aplicación de la misma.
Estados Unidos: Pennsylvania legalizará el uso médico del cannabis.

Pennsylvania probablemente será el estado 24º de EE.UU. que legalice el consumo de cannabis con fines médicos después de que sus autoridades aprobaran el 13 de abril un proyecto de ley que el gobernador Tom Wolf ha prometido ratificar. Dicho proyecto permitirá el uso de aceite de cannabis y sus extractos, aunque seguiría siendo ilegal fumarlo, para tratar o aliviar los síntomas de una larga lista de enfermedades que incluyen autismo, ataques epilépticos y náusea provocada por la quimioterapia.
El proyecto de ley, que fue aprobada por 149 votos a favor contra 46 en la Cámara de Representantes del estado, establece una infraestructura para el cultivo, la distribución, la regulación y la tasación de cannabis medicinal. "La marihuana es medicina y está llegando a Pennsylvania", afirmó el senador estatal Daylin Leach, demócrata de Filadelfia. "Niños con epilepsia intratable, veteranos de guerra con trastorno de estrés post-traumático, ancianos con cáncer y muchos más enfermos de Pennsylvania finalmente obtendrán la ayuda que necesitan".

martes, 19 de abril de 2016

DOS BUENAS NOTICIAS INTERNACIONALES


Australia: El Parlamento legaliza el uso médico del cannabis.

El 27 de febrero el Parlamento aprobó una ley que legaliza el consumo terapéutico de cannabis. La medida enmienda la Ley de Estupefacientes de 1967 y permite "el cultivo y producción de cannabis y su resina con fines terapéuticos y científicos", y autoriza la creación de "una agencia de gobierno estatal o territorial que lleve a cabo el cultivo y la producción del cannabis, y la manufacturación de productos de cannabis medicinal".
"Este es un día histórico para Australia y los muchos defensores que han luchado largo y duro para hacer frente al estigma en torno a los productos de cannabis medicinal; de esta forma los verdaderos pacientes ya no serán tratados como criminales", dijo la Ministra de Sanidad Sussan Ley en un comunicado.
CNN del 28 de febrero de 2016.

Canadá: Los pacientes pueden continuar cultivando su propio cannabis, según una sentencia de la corte federal.

El 24 de febrero un juez federal de Vancouver ha dictaminado que los pacientes que consumen cannabis con fines terapéuticos tienen el derecho constitucional a cultivar su propia marihuana, tumbando la prohibición introducida por el anterior gobierno conservador de Canadá. El tribunal suspendió su decisión durante seis meses para dar tiempo al gobierno a responder. 
Un grupo de habitantes de la provincia llevó a juicio al Gobierno en 2013, argumentando que la nueva ley que obligaba a los pacientes de cannabis medicinal a comprarlo a productores con licencia, en lugar de poder cultivarlo, era inconstitucional. Decían que el cannabis cultivado bajo el sistema del gobierno era demasiado caro y no permitía controlar las cepas y las dosis de los tratamiento. El gobierno conservador de entonces, que revisó su programa de cannabis medicinal en 2013, argumentó que su sistema de pedidos por correo era más seguro para el paciente y para el resto de canadienses, que podrían afectarse por inseguras operaciones de cultivos caseros.
Reuters del 24 de febrero de 2016